sábado, 26 de agosto de 2017

HACE 2 AÑOS, MUERE RAFAEL MARTÍNEZ GERMÁN “YAPO”, MÚSICO DOMINICANO, EX INTEGRANTE DEL GRUPO 4.40, EL 27 DE AGOSTO DE 2015

LAMENTABLES NOTICIAS PARA EL MUNDO DE LA MÚSICA SE PRESENTAN EL 27 DE AGOSTO DE 2015, CON EL DECESO EN SANTO DOMINGO, REPÚBLICA DOMINICANA, VICTIMA DE AFECCIONES RENALES QUE VENÍA SOPORTANDO EN LOS ÚLTIMOS TIEMPOS, EL GÜIRERO Y MÚSICO DE ESTUDIO, RAFAEL MARTÍNEZ GERMÁN “YAPO”, QUIEN POR UN CUARTO DE SIGLO RESPALDO CON SU TALENTO A LA MÍTICA AGRUPACIÓN 4.40, CREADA POR LA ESTRELLA JUAN LUIS GUERRA. 
Rafael Martínez Germán, conocido EN LOS MEDIOS MUSICALES SIMPLEMENTE como "Yapo", NACE EN REPÚBLICA DOMINICANA, EN MEDIO DE UN HOGAR IMPREGNADO FUERTEMENTE POR LA MÚSICA, TANTO ASÍ QUE SU HERMANO ES UNO DE LOS GRANDES PERCUSIONISTAS DE AMÉRICA,  Juan de La Cruz, Johnny Chocolate, MIENTRAS QUE YAPO TERMINA POR CONVERTIRSE EN UNO DE LOS MÁS EXCELSOS MÚSICOS DEL FOLCLOR, EN ESPECIAL EL MERENGUE, DONDE ERA CONSIDERADO UN MONSTRUO DE GRAN EFICACIA EN CADA UNO DE LOS PROYECTOS QUE EL ARTISTA AFRONTABA. 

SU HERMANO JOHNNY FUE DEFINITIVO EN SU ELECCIÓN DE LA GÜIRA COMO INSTRUMENTO, YA QUE AUNQUE EN SUS INICIOS QUISO SEGUIR LOS PASOS DE SU HERMANO COMO PERCUSIONISTA, UNA CONFRONTACIÓN CON EL MISMO, QUE NO ADMITÍA QUE NADIE TOCARA SU BATERÍA Y TAMBORA Y DEJABA TRAMPITAS PARA ASEGURARSE DE ELLO, HIZO QUE YAPO OPTARA POR EL INSTRUMENTO QUE LE DARÍA FAMA Y BUSCARA SU PROPIA GLORIA EN LA MÚSICA. 

ANOTEMOS QUE RAFAEL, ADEMÁS DE SER MÚSICO DE JUAN LUIS GUERRA, SOLÍA REALIZAR COLABORACIONES CON LAS MÁS IMPORTANTES ORQUESTAS DE SU PATRIA, DONDE SIEMPRE DEJABA UNA ESTELA DE ÉXITOS AL MANIPULAR EL INSTRUMENTO MUSICAL DOMINICANO POR EXCELENCIA, SIENDO YA UN HECHO ANECDÓTICO Y PARA MUCHOS IRÓNICO QUE EL GRUPO DE SU VIDA SE ENCONTRARA REALIZANDO SU GIRA “TODO TIENE SU HORA”, SIN SOSPECHAR QUE UNO DE SUS INTEGRANTES ESTABA A PUNTO DE LLEGAR A ESTE TRISTE INSTANTE Y ERA NADIE MENOS QUE EL MÚSICO QUE JUAN LUIS GUERRA MENCIONA CON NOMBRE PROPIO EN SU TEMA “CAYO ARENA”, DONDE SU ARTE QUEDA EN EVIDENCIA. RECORDANDO A YAPO.